domingo, 14 de diciembre de 2014

El ángel y la princesa


Hoy abrí la ventana

y el sol con ternura se posó en mi cara.

Hoy abrí la ventana

y un ángel me sacó de mi cama.

Le dije no tengo zapatos estoy descalza.

Le dije no tengo permiso de salir de casa...

Hoy abrí la ventana,

porque estaba cansada del silencio del alma,


del hielo implacable que se confunde con calma,

de la noche que me asusta con sus  ruidos extraños,

del sueño malvado que no llega nunca,

como mi consuelo añorado

y el ángel me dijo ¡eres tú la princesa
      

de un palacio encantado!

Cada lágrima tuya encierra un misterio

y te aleja de tu reino amado...

Me sequé la carita... no podía llorar,

pues a mi reino quería llegar...

Yo quería saber si en ese palacio      

había muñecas y ángeles como él...

y sí alguien que a mí me podía querer,

peinarme el cabello, llenarlo de estrellas,

abrazarme en la noche para nada temer...

El ángel me dijo pequeña princesa del tiempo infinito

ya has llorado mucho en este rincón de extraños...

Es imposible que encontremos el camino…

estamos tan lejos... no alcanza una vida...

Hoy miré la ventana, cayeron mis lágrimas.

Qué frio tenia, qué soledad tan larga.

Me quité la bata... solté mi cabello y

le dije al ángel que me esperaba ya años,

como fiel escudero de mis sueños entrampados

en la nebulosa tirana de esa absurda nada.
 

Dame la mano y así desnuda caminaré a mi palacio...

si no me alcanza esta vida seguiré por la otra…
  
pero quiero sentir que alguien me quiera,

me peine el cabello, lo llené de estrellas

y me abracé en la noche para por fin ya nada temer...

ROMINA ROJAS

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola, miembros del club. Yo también opino que Romina Rojas tiene mucho talento, es un lindo poema. Gracias Mario y Tabatta por vuestros comentarios.

      Eliminar
  2. Hermoso poema. Realmente!!! Felicitaciones para Romina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo. Gracias por tu acertado comentario.

      Eliminar